1. La sequía actual se limita a evidenciar las graves carencias de la actual planificación hidrológica española.
  1. Sí, hay agua para todos pero no hay agua para tanto consumo, y mucha menos para tanta expectativa creada.

3. Las sequías destapan los problemas de escasez, contaminación y sobreexplotación.

  1. España no puede permitirse que una sequía le pille por sorpresa, hay que gestionar la demanda.
  1. La mala gestión reduce la resiliencia de la planificación hidrológica, y dificulta el modo de enfrentarnos a las sequías.

6. Las imágenes de embalses vacíos nos hablan de mala gestión, no de meteorología. Reflejan los consumos, no las precipitaciones.

  1. La sequía actual se limita a recordarnos que nuestra planificación hidrológica sigue sin adaptarse a la realidad climática.

8. La severidad de las sequías ha ido en aumento, nuestra capacidad para enfrentarnos a ellas se reduce.

  1. En el año hidrológico que hemos cerrado, España ha consumido prácticamente la misma cantidad de agua superficial que la media de los anteriores, no se gestiona la demanda.
  1. Si se mantiene el ciclo actual, las reservas del recurso no se recuperarán para mayo de 2018.
  1. Muchos ecosistemas acuáticos del mediterráneo necesitan las sequías cíclicas, son su singularidad, sin embargo, la sobreexplotación del recurso estabiliza la escasez.
  1. Las demandas actuales de agua imposibilitan que los ecosistemas acuáticos resistan a los ciclos de sequía, situación que empeora con el cambio climático (tiempo e intensidad).
  1. Lugares como Doñana no sufren por las sequías cíclicas ordinarias: su extrema riqueza ambiental y su singular biodiversidad existe gracias a eso pulsos del clima. Sin embargo, sí sufren por la explotación de sus recursos, que alarga la falta de agua hasta impedir la supervivencia de las especies.
  1. España, inmersa en un evidente ciclo de sequía, difícilmente podrá salir airosa si sigue la política actual de aguas de incremento de la demanda.
  1. Más trasvases y más embalses no traerán agua por arte de magia.
  1. Se debe gestionar la demanda del recurso cuando hay agua.
  1. Varios planes hidrológicos siguen incluyendo demandas que no puede satisfacerse con los recursos disponibles.
  1. Ya no es solo necesario cimentar la política de aguas sobre criterios ambientales y no sobre un modelo cortoplacista, es urgente y es la única salida.
  1. España debe enfrentarse a las sequías de forma proactiva y no reactiva. Hay que planificar asumiendo que las sequías existen, no obviándolas.
  1. El ‘Mar de Castilla’ no desaparece por la sequía, lo hace por la nula planificación con criterios ambientales y por una caducapolítica de trasvases.
  1. Después de 17 años dando forma a unos planes hidrológicos, España sigue enfrentándose a las sequías de forma reactiva y no preventiva.
  1. Desde el año 2000 se han invertido cerca de 4.000.000.000 euros (70% dinero público) en modernización de cerca del 40% de las hectáreas de regadíos, lo que demuestra que la eficiencia no soluciona todos los problemas.